¿Qué es el VI CIJI?


A partir del año 2010, el Poder Judicial ha organizado sucesivamente cinco congresos internacionales sobre justicia intercultural (CIJI) en las ciudades de La Merced, Cajamarca, Huaraz, Lima y Piura. En esta iniciativa, confluyeron los intereses de la Corte Suprema de la República, asesorada principalmente por la Comisión de Trabajo sobre Justicia Indígena y Justicia de Paz; el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial bajo el liderazgo de la ONAJUP; y las Cortes Superiores de Justicia, a través de sus ODAJUP y sus escuelas, centros e institutos de justicia intercultural.

Estos congresos constituyen espacios privilegiados para el diálogo entre los jueces, otros operadores del sistema nacional de justicia, los jueces de paz y las autoridades de la justicia especial. Así fueron concebidos por el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial que dispuso su periodicidad anual con la intención expresa de “fortalecer los espacios de diálogo permanentes entre todos los actores que forman dichas comunidades a favor de la paz social” (considerando 3 de la resolución administrativa 340-2010-CE-PJ).

Por otra parte, los congresos también permiten establecer una suerte de diagnóstico sobre la forma en que se percibe y ejerce la coordinación interforal en sus diferentes circunscripciones (distrital, provincial, regional y nacional) y ámbitos geográficos caracterizados por la preponderancia de determinados actores (v.g., las rondas campesinas en Cajamarca o las comunidades nativas en La Merced). En este sentido, los informes internos o los libros publicados luego de los cinco congresos contienen información muy valiosa. Por un lado, dan cuenta de las prácticas de coordinación y los conflictos existentes en la relación entre la justicia ordinaria, la Justicia de Paz y la justicia especial. Por otro lado, permiten conocer las características y condiciones de los encuentros entre la justicia ordinaria, la Justicia de Paz y la justicia especial, y a partir de ellos, ensayar propuestas metodológicas para asegurar la fluidez en el diálogo intercultural.

Los mencionados congresos ofrecen aportes relevantes para el diseño de políticas de justicia intercultural en el ámbito nacional y local. En particular, las declaraciones consensuadas y difundidas al finalizar cada uno de ellos han ofrecido ideas relevantes que poco a poco se vienen llevando a la práctica. Por ejemplo, en la declaración de La Merced se propuso la creación de instancias de coordinación entre sistemas de justicia a nivel de los distritos judiciales; en la declaración de Huaraz se planteó la necesidad de involucrar al Ministerio Público, el Tribunal Constitucional, la Defensoría del Pueblo, el Consejo Nacional de la Magistratura, la Academia de la Magistratura, el Ministerio de Justicia y a Policía Nacional del Perú en el desarrollo de la política de justicia intercultural; y en la declaración de Lima se afirmó la necesidad de garantizar los derechos de las mujeres y niños en los casos de violencia familiar ventilados ante cualquier fuero.

El VI Congreso Internacional de Justicia Intercultural, se llevará a cabo del 24 al 26 de setiembre en la ciudad de Puno, con la finalidad de generar un espacio de análisis y debate para fortalecer el diálogo intercultural, mediante el intercambio de conocimientos y experiencias que permitan consolidar las relaciones de coordinación y cooperación entre operadores de la justicia estatal y la jurisdicción especial.